Castellano Svenska

La psicoterapia profunda

La Vetetoterapia Caracteroanalítica (VC)

La psicoterapia profunda es un abordaje psicoterapéutico que se utiliza para tratar trastornos emocionales, psicológicos o psicosomáticos que tienen una envergadura tal que implican profundamente múltiples aspecto de la vida del sujeto.

 

Una de las terapias que se consideran más profundas en este sentido es la Vegetoterapia Caracteroanalítica. Se llama así porque se trata de una terapia que parte del sistema nervioso autónomo, también llamado vegetativo, que es el sistema que une al sistema nervioso periférico con el sistema nervioso central.

 

Es una psicoterapia corporal cuya finalidad es alcanzar una reestructuración profunda del carácter de la persona y así facilitarle el acceso a una vida más llena aumentando su capacidad para disfrutar de las cosas y mejorar sus relaciones con los demás.

Con un intenso trabajo mente-cuerpo la terapia profunda permite abordar tanto los problemas emocionales como los problemas físicos relacionados, las llamadas enfermedades psicosomáticas, mejorando sustancialmente la calidad de vida de las personas así como facilitando la maduración y el crecimiento personal.

Este modelo terapéutico fue iniciado por Wilhelm Reich, médico, psicoanalista y alumno predilecto de Freud, a partir de sus descubrimientos de la implicación del cuerpo en los procesos psicológicos y psicosomáticos. 
Se trata de una terapia psicoanalítica en la que se introduce un trabajo corporal con el sistema neuromuscular y el sistema nervioso involuntario (el llamado sistema nervioso vegetativo) como medio terapéutico. Este trabajo sobre el cuerpo facilita la reactivación de experiencias y recuerdos infantiles que de otro modo quedarían inalcanzables para la labor terapéutica. Así, durante las sesiones se trabaja tanto a nivel emocional con la verbalización de la emociones, como con la interpretación de las respuestas corporales y energéticas es decir, la forma de respirar, de hablar y de moverse.

El trabajo psicocorporal se realiza en un diván, en principio con el cuerpo a la vista del terapeuta, y a través de la ejecución de "actings" o movimientos expresivos neuromusculares, cuya finalidad es desarrollar un progresivo y minucioso desbloqueo de los segmentos de la coraza muscular. En esa sistemática profunda, la repetición ordenada de los actings a lo largo de las sesiones va estimulando el sistema nervioso vegetativo facilitando así la expresión directa de las emociones asociadas a las tensiones y bloqueos almacenadas en el cuerpo durante la infancia.

Con la aplicación de estos medios terapéuticos a razón de 4 a 6 sesiones mensuales (que pueden ser 2 o 3 sesiones dobles), se va recuperando el equilibrio psíquico y emocional y junto con ello, la autoestima, la capacidad de vivir con placer, la capacidad de gestionar su vida y la posibilidad de dar un giro positivo a su propia realidad.

 

« volver